avísame cuando vuelvas a encontrar esperanza

10:20

 La caricia de un viento sincero, y el crujir de las suelas de los zapatos. La música suave de la vida cuando se toma un respiro para volver meses más tarde y conquistarnos a todos, llena de fuerza. Aquellas tardes que parecen noches y que hacen pensar en puentes gritando para ser cruzados, y en padres que no dejan a sus niños cruzar. Sentirse vacío, esperar encontrar a alguien que llene sus huecos, y volver a aprender cómo respirar. Era algo fácil, un acto reflejo, pero perdió el aliento la primera vez que le vio, y lo volvió a perder la última vez que le dijo adiós.
Y ahora ya no distingue el expirar del inspirar, el llorar del cantar, y el vivir del morir. La realidad se distorsiona y no sabe cuál es el camino de vuelta a casa; no porque se haya perdido, si no porque no encuentra una casa a la que ir. El vacío del pecho y el frío en los huesos que le consumen lentamente, como ratones royendo. Los pedazos de su tiempo vuelan con el viento. Ya no consigue ver su reflejo en el mar. Las olas son demasiado fuertes y los sentimientos no le dejan en paz. No le dejan respirar. Pero el aire de algún modo sigue llegando a sus pulmones. Ahora solo quiere dormir. Y morir, como las hojas en otoño.

You Might Also Like

0 comentarios