Aquel momento en el que, más o menos, tuve algo que decir

15:37

¿Recuerdas las promesas que nos hicimos? ¿Todos los nunca te olvidaré, los estaré siempre ahí para ti? Siempre acaban siendo un engorro. El tiempo pasa y las personas cambian y nadie puede hacer nada para evitarlo. Puede que ahora vuelva la vista atrás y diga "debí de verlo venir", pero no lo hice y eso no lo puedo cambiar.
 Estoy harta de tener que depender siempre de alguien, de su aprobación o rechazo, quiero ser libre y quiero empezar de cero. Pero eso siempre lleva a hacer nuevos amigos, porque una no puede vivir en soledad, y a acabar dependiendo de alguien más, completando así el círculo vicioso en el que vivo. De tantas veces que lo recorro, de tantas vueltas que le doy, estoy empezando a marearme. Esta confusión en la que estoy sumida no me deja ver más allá de unos cuantos pasos, no puedo encontrar la salida de este laberinto, y no quiero seguir viviendo así. Sonará egoísta, pero esta es mi vida, estoy aquí para vivirla, solo tengo una. Es demasiado corta como para dedicarla a asegurarme de que lo que hago no molesta a terceros.
 Estoy harta de hablar siempre de lo mismo, de entrar en pánico casa vez que paro y me doy cuenta de que el mundo sigue girando, como yo lo hago en mi círculo vicioso interminable, de que el tiempo pasa. No puedo seguir siempre con lo mismo, ya de tener miedos que por lo menos sean variados. Lo peor es que ignorar el problema no lo soluciona. Puede funcionar intermitentemente durante unos años, dedicarte plenamente a tu vida social y tener una crisis existencial cada luna llena, pero esas crisis ocurren porque no estoy siendo yo misma, y porque mi espíritu, alma, esencia, o lo que sea, se queda atrapado dentro de una persona que me gusta todavía menos que la otra, de la que intentaba escapar.
 Estoy harta de que nada tenga remedio y de que me sienta atrapada allá donde voy. No estoy cómoda y la gente lo nota y se separa de mí, pero yo quiero que se queden a mi lado aunque no quiera necesitarles. Todos, en menor o mayor medida, tenemos la urgencia de sentirnos queridos.
 Pero, sobre todo, estoy harta de sentirlo todo y de no encontrar nada que decir.

You Might Also Like

0 comentarios