Él.

8:11

 Yo nunca había sido una "chica de chicos". Ya sabéis, ese tipo de mujeres que pierden la cabeza por el primer guapo que les pasa por delante, esas que se enamoran de su polvo de una noche, esas que asfixiaban con una nube de perfume al susodicho chaval. Nunca lo he sido nunca lo seré, porque él no era un chico cualquiera y yo utilizaba unas artimañas diferentes, poco... apropiadas, no sé si me entendéis. Así que cuando Charlie me dijo que había una fiesta salvaje con lo peorcito de la ciudad, no dudé en que él iba estar allí. Y yo, también.
 La noche ya era oscura cuando aparecimos y nos colamos por la puerta de atrás. Mi amigo estaba invitado y podía llevar un acompañante, pero la vida no es vida sin un poco de emoción. Filosofía de delincuentes juveniles.
 Dentro de la sala no cabía ni un alma, el pub era muy (demasiado) pequeño y allí dentro debía de haber el triple de su aforo habitual. No era precisamente cómodo.
¡BAM!, una explosión.
-¿¡Qué coño!?-Charlie.
Una avalancha de cuerpos revueltos, sudorosos de tanto bailar taponó todas las salidas posibles. Ni una ventana, ni una puerta, ni siquiera la chimenea. "Moriremos", pensé.
 Y en medio de todo el barullo, noté un movimiento a contracorriente. Él. Como siempre, pasaba de todo. Porque él no era un chico cualquiera, era el Demonio en persona. Y sabía cómo escapar.
-¡Eh!-le grité. Y me vió. Me vió aunque hizo como si nada. Sé que me vió porque luego me estaba esperando en la salida de la trampilla hasta la que me había guiado.
-Eres Tess.-no era una pregunta.
-Lo soy.
-¿En qué torre estabas escondida, princesa?
"Mierda".
Huí de allí todo lo rápido que pude. Al parecer, el alcohol no solo hace que te desmayes. También te hace confundir a dos hombres vestidos de la misma forma. Él no era él. Me había engañado. Con él me encontraría la misma noche, en otro lugar, en otro momento. En el momento en el que me fallase la cordura.



You Might Also Like

5 comentarios

  1. Un poco confuso los eventos del pub, sin embargo, me ha gustado, al igual que la entrada anterior.

    Continúa la historia cuando puedas, por favor.

    Besos de neón.

    ResponderEliminar
  2. Hay gente que al ser distinta al resto te hace actuar de forma también diferente a lo que se espera. Sobre todo si quieres conseguirla/o. Si quieres que se fije en ti alguien que no parece concordar con la sociedad, tú no deberías de parecerte a esta, ni mucho menos.

    (abrazo
    fuerte)

    ResponderEliminar
  3. Esa gente es la que te hace perder la razón —y a ti misma/o también—.

    Abrazo
    explosivo

    ResponderEliminar
  4. A las personas especiales no puedes tratarlas del mismo modo que a todos, y menos si quieres que se fijen en ti. Lo he visto un poco confuso tambin, aunque a lo mejor es porque es la primera entrada que leo de esta historia. Sin embargo ha quedado claro que ir contracorriente, hasta cierto punto.. Me ha gustado Chris, espero más^^
    *Un besito graaande*

    ResponderEliminar
  5. Ah, pero qué bonito. Me ha encantado la entrada ^^ Escribes genial, Christie!!

    ¡Besitos!

    ResponderEliminar