Claire is back, baby

13:50

 Entré corriendo como un vendaval en la habitación.
-¿Quién es?-le grité.
-¿Quién es quién, cariño?
-¡No me llames cariño! Me refiero a ella, a tu amiguita.
Le lancé la foto sobre el colchón. En ella aparecía una despampanante joven rubia, completamente desnuda, entre las sábanas de aquella misma habitación. Sonreía a la cámara con una mirada lasciva y provocadora. La única persona que conocía con una Polaroid y que tuviera la llave de esa casa era él. Así que la rabia, ya más contenida que hace unos días, se extendía por todo mi cuerpo y notaba las chispas que salían de mis ojos.
-Creo, "cariño", que lo nuestro se ha acabado.-le dije cruzándome de brazos. Y, tras esperar un segundo para comprobar si tenía algo que objetar, salí por la puerta con toda la dignidad que le queda a alguien que descubre que ha sido engañado.
En la calle hacía frío y yo no había ni siquiera cogido un jersey o una chaqueta, como hacía siempre. Pero no me importaba. Estaba contenta. Y se dice que las rupturas no son fáciles... Pues para mí, esta lo fue. Quizás porque no era la primera vez que, para mí, Ismael ya no formaba parte de mi vida. Quizás porque me sentía libre. Quizás porque era un día de verano que parecía de invierno. Pero me sentía bien.
 Llegué a casa justo a tiempo, porque estalló una tormenta con truenos y relámpagos, y aunque no me hubiera importado mojarme un poco durante mi paseo, el mejor sitio para verla era desde allí. Entre el sexto y el séptimo apagón de la noche, me quedé dormida en el sofá con la manta enredada en las piernas. Lo último que recuerdo esa noche fue abrir la ventana, sacar la cabeza fuera y gritarle al mundo entero:
-¡Claire está de vuelta!


You Might Also Like

6 comentarios

  1. Me gusta, sí <3
    Claire está llenita de vida y alegría :)

    ResponderEliminar
  2. Me gusta Claire. Me gusta su forma de gritar al mundo, de abandonarse al frío y de sentirse libre. Me gusta que no le importe mojarse, que se enrede en una manta los días de tormenta y que abra las ventanas cuando llueve.
    Diría, si me lo permites, que me parezco un poco a ella. Sin embargo, por otro lado, creo que yo nunca hubiese sido capaz de dejarle ahí y salir a la calle con una sonrisa en los labios. Me hubiese sentado en un rincón, junto a la lluvia, para explotar en llanto. Y no creas que no me da rabia ser así de débil. Me pregunto si a Claire le importaría enseñarme a quererme a mi por encima de cualquiera :)

    Hermosas palabras. Gracias por compartirlas.

    (miaus de limón)

    ResponderEliminar
  3. Ojalá supiera tomarme las rupturas igual que Claire.

    (me quedo por aquí) :)

    ResponderEliminar
  4. Oh, me ha gustado este fragmento. Llena de vida la chica, no se complica, no?

    Un beso, te sigo!

    ResponderEliminar
  5. Ya no sé nada de ti :/ desde que viniste de vacaciones a mi tierra ya no hemos vuelto a hablar, eso significa que no disfrutaste de tu estancia aqui jajajaja pues ahora hace más calor y hay mucha más gente, es insoportableeee! Espero tener noticias de ti. Un abrazo <3

    ResponderEliminar
  6. ¡Que bonita casualidad haber encontrado este rinconcito!
    Me gusta mucho como escribes, este texto irradia libertad (mucha libertad). A veces tenemos que dejar atrás las cosas malas para que, dentro de un tiempo, vualvan las buenas.

    *besos
    rellenos de
    felicidad*

    ResponderEliminar