Preguntadle al gato II

4:13


 No tenía nada que ocultar, su conciencia estaba limpia. Esta vez, había dicho la verdad. Esos policías no podrían acusarla de nada porque no tendrían ninguna prueba, ningún indicio que demostrara algo en su contra. La noche había sido tranquila hasta el último momento. Todo aquel al que preguntaran diría que estuvo en el bar hasta las once cuarenta y cinco con sus amigas, todas con un vaso en la mano menos ella, cuando oyó un ruido en la calle y fue a ver. Esta vez no podrían culparla de nada. De nada que tuviera que ver con este asesinato, por lo menos. Había hecho lo correcto, les había dicho a quién podían preguntar en caso de querer información, el único testigo de la escena: su gato blanco. Otra cosa era que quisieran creerla y no la tomaran por loca o por una borracha que no sabe lo que dice. Ese sería su problema. ¡Era cierto qué no sabía nada! Por una vez no estaba mintiendo, se le veía en los ojos, en la forma de caminar.
 Llegó a su edificio en poco tiempo, aunque los pies le dolían terriblemente y estaba tan cansada que los ojos se le cerraban por el camino. Subió por las escaleras porque, como no, le ascensor estaba estropeado. Sacó la llave del bolso, más dormida que despierta, abrió la puerta, luego, la ventana que daba al patio y gritó:
-¡El gato lo sabe todo!
Luego, se tiró en la cama inmediatamente.
Y tenía razón. Solo el gato lo sabía todo, como siempre. Nosotros andamos metiendo las zarpas en cualquier asunto que veamos, nos encanta observar a las personas hasta que se sienten incómodas. A mi me llaman Urano, un nombre estúpido, pero no tanto como otros. Llevo una vida callejera, ando de aquí para allí y solo entro en el piso donde vive mi ama para comer y dormir bajo techo cuando llueve. Lo malo de estar en todas partes es que siempre me echan la culpa de todo. ¡Pues bien! Ahora se quedarán sin saber quién mató a quién. Por no querer preguntarle al gato cuándo deberían haberlo hecho.


You Might Also Like

2 comentarios

  1. ¡Yo quiero ser amiga de ese gato! :)
    Me gusta mucho la historia, me gusta mucho leerte porque lo haces de una forma suave y que engancha.
    ¡Así que quiero más!


    (me encanta(s) Little C.

    ResponderEliminar
  2. (Mea culpa, mea culpa!)
    Preguntemosle al gato. ¿Quién se ha comido mis galletas?
    UUUH! La cosa se pone interesante. Me gusta. ME GUSTA. ¿Quien quiere sangre? YoLA CHRISTIE DE NUESTROS CORAZONES -.- (Me has robado el titulo, ya verás la semana que viene, ya verás ¬¬) Serás tu la que escribirá historias de terror, y yo tu manager. Eso si, me pagas bien, ¿eh? Si no, ¡voilà!
    Espero que haya tercera parte, engancha que no veas, gatita.
    Deberíamos llamarte leona. GRAWWR.

    ResponderEliminar