Viaje sin fin

12:58



  El tren se deslizaba lentamente por las vías del raíl, sin ninguna prisa, aunque en sus vagones hubiera docenas de personas deseosas de llegar a su destino. Tamara, como siempre, era una de ellas. A veces tenía la sensación de que las cosas buenas se retrasaban demasiado, dejando pasar primero a las malas. Y odiaba esa sensación.
-Joder, ¿cuánto tarda este puto tren?-murmuró para sí misma.
-Señorita, modere ese lenguaje.-un anciano sentado a su lado la miraba con desaprobación, aunque más bien parecía que le hubiese echando un repaso a su escote aunque tuviera a su mujer sentada junto a él.
 Tamara le lanzó una de sus miradas estranguladoras, intentando que cayera muerto en ese mismo instante como con tanta gente lo había intentado antes. Y, una vez más, fracasó en el intento. -Mierda-pensó.  Si te has preguntado si Tamara no se está pasando un poco con el sadismo la respuesta es sí, claro, pero es que ella si no se desahoga con la gente se desahoga consigo misma, y eso no lo podemos permitir. Cuando Tamara intenta destruir algo, no para hasta conseguirlo. Y por eso, decidió ir a darle patadas a un árbol, como hacía siempre que se estresaba y un milagro no le dejaba matar a la persona que le ponía de los nervios en ese momento.
¿Por qué no podría haber nacido con el poder de desprender rayos x por los ojos?
Pues, sencillamente, porque si lo tuviera, se habría acabado el mundo.

You Might Also Like

9 comentarios

  1. Cierto, hasta a mi me hubiara destruido por bipolar, que cosas...
    Totalmente cierto, las cosas buenas tardan en llegar... pero la espera hace que cuando las cosas llegan las sepamos valorar...
    Saluditos!

    ResponderEliminar
  2. el que espera... desespera.
    Me gusta como acaba, menos mal que no tiene rayos-x!

    ResponderEliminar
  3. Es que hay días en los que yo misma, que no tengo ganas de acabar con el mundo ni mucho menos, desespero y me dan ganas de gritar y de pegar a algo, de desahogarme. Ella no iba a ser menos solo que de una manera un poco más bestia, me gusta la última frase:)
    Por cierto, lo que ella piensa que está entre <..> se ha borrado de la entrada o no sé que pasa que a mí no me ha salido, solo te aviso! :)
    Unbesin!

    ResponderEliminar
  4. Un saco de boxeo, lo que necesita es un saco de boxeo portatil. ¿Ves a un viejo que te tira los tejos? Puñetazo. ¿Un salido? Puñetazo. ¿Un acosador? PUÑETAZO. y feliz de la vida.
    Un aplauso por ti, estrella, pesar de la mala leche de Tamara te ha quedado como una obra de arte.
    Te quiero, "bruja" (ya lo entenderas)
    P.D. ¿Con que soy un monstruo, eh?

    ResponderEliminar
  5. Hay dias en los que yo también me siento así, como Tamara. Y es una suerte que en esos dias no tenga en poder de desprender rayos x por los x, porque habría acabado con el mundo.
    Me ha encantado la entrada, bonita :)
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho la entrada,ha sido muy original. Menos mal que Tamara no tiene rayos X en los ojos, pero bueno mientras su ira pueda solucionarse dando patadas a un árbol no pasa nada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Vaya, vaya, ¡qué mal humor desprende esta Tamara! Parece que enfoque su energía y su furia a todas las personas con las que se cruza en el camino.
    Adoro las chicas fuertes :)

    ResponderEliminar
  8. cuando hai dias asi solo ayuda desahogarse,pero si seria mejor con algo q no sean personas...he tenido esos dias,quien no...besos!

    ResponderEliminar
  9. ¡Tamara gasta cuidado, que no siempre es bueno ese deseo para cualquiera que te pueda hacer daño, por poco que sea!

    ResponderEliminar