Carta a una vieja amiga!- Mariiiina

10:17


¡Hola, hola Marina!:
Jo, cuanto tiempo… Pero si, ¡¡tengo el piso!! Es el ático que siempre soñé, está encima de un Hard Rock Café, pero como estoy en el ático no se escucha nada. Pero siempre que tenga ganas de fiesta podré bajar allí y divertirme un ratito con Jessica. Sí, Jessica, al final vino conmigo. ¡Ella sí que está estudiando periodismo! Y le va bastante bien, según dice. ¡Ay que ver! Empezamos siendo blogueras y acabamos como amigas de verdad… Es que el mundo es un pañuelo, como suele decirse. Bueno, sigo con el ático, ¡que me desvío del tema! La verdad es que es algo pequeño, pero tú sabes que a mí el espacio no me importa, viviendo en una habitación claustrofóbica durante tanto tiempo una ya está acostumbrada. He pintado la pared de mi habitación de verde mar, ahora estoy pintando cuadros de árboles y lobos en primavera para colgarlos allí… La cocina es muy vintage. Y el salón. Y el dormitorio de invitados. Y casi toda la casa, claro. Viviendo en Londres, ¿qué te podías esperar?
Estoy sacando fotos por ahí como una loca. ¿Sabías que casi me detienen por sacarle una a un escaparate de DocMartens? Ingleses… Locos, locos todos. Y rubios. Ags. Bueno, supongo que esto ya te lo habrá dicho Ana (pedazo cotilla que es, fue y será), pero me apetece decírtelo a mí también: He estado en la cárcel. Sí. Una noche sola, porque yo era inocente, ¿eh? Que la cartera me la robaron. No fue culpa mía (aunque luego la encontraron en el servicio de señoras del restaurante). ¿Quién no se habría ido sin pagar? Además, ninguno de los camareros tenía los ojos verdes. Que mala que es Ana, porque ya te lo contó. Puf. ¡La próxima vez no le digo nada!  Sigue siendo más alta que yo, la capulla, en eso no cambia… ¡Pero mira qué bien se le dan ahora las mates! Y eso que antes suspendía todo y se ponía contenta cuando yo sacaba un cinco y ella un cinco con cinco. ¡Pues no! Debe de ser que Paco (¿te acuerdas de sus tirantes?) hace milagros… O la academia esa a la que iba. ¡La han convertido en un cerebrito! Y le han puesto gafas, para que vea mejor sus equis, i griegas, mases, menos y pores. Y lo bueno es que también está en Londres, a unos kilómetros de mí, no como vosotras, putas, que me dejasteis sola con ella.
Me alegro de que te vaya bien con George… Jo, ¿le has llevado ya al logopeda? Porque si sigue hablando como antes en la boda parecerá que dice no en vez de si quiero, ¿no? Aunque igual no te quiere. Ja. Que mala soy. Mi agujero negro interno sigue igual de negro. ¿Y lo niños? ¡Yo quiero una ahijada! Bah, aun así, me gusta tu casa. Me recuerda a mi finca menos por lo de las mulas. Mulas… Que buenas amigas, ¿no? Quien te verá conversando con ellas… ¡Me gustaría grabarlo!
¿Qué hombre ni que leches? Tú fumas cosas raras… Otra vez. Ala, retomando malos hábitos. ¿Cómo voy a tener novio yo? Si hubiera alguno ya te lo habría dicho, ¿no? Te habría llamado, gritando como una histérica. ¿CÓMO QUE REBE ESTÁ CON UN TÍO CASADO? No me lo puedo creer. Ya le diré que se aparte de ese berenjenal… ¡Uy! Si tal le presento yo a algún artista de la facu, que no están mal…
¡Anda! ¡Toñito! ¿Qué es de él? Está en Madrid, ¿no? Y estudia magisterio y artes escénicas, ¿no? Bueno, te recuerdo que yo siempre dije que tenía pinte de líder de banda de garaje, y eso es lo más parecido a profesor de música, ¿no? Sea donde sea que trabaje, mis hijos (si es que tengo, claro) irán para allí, aunque me dijo que iba a pedir plaza en el nuestro… ¡Qué recuerdos! ¿Seguirán manchándose los zapatos con la fibra de coco? Volveremos todas allí, ¿a qué sí? Yo por lo menos.
Bueno, resulta que yo también tengo varias fotos nuestras, sacadas con mi primera Polaroid. Una de vosotras dos (Rebe y tú) con Tonio, otra de nosotras tres en la playa y la última de nuestros vestidos (por orden, Cris, Ana, yo, tú y Rebe) en la graduación. Todas de negro y pasando frío, ¡hasta que empezamos a bailar y a gritar en la discoteca al ritmo de nuestro grupo. Sí, sí, ese. Green Day. ¡Tengo todos sus vinilos! ¡Y sus CDs! Porque aquí hay más variedad de música que en casi cualquier parte, ¿sabías? (¡chincha rabia!)
Bueno, siento la mancha de té helado. Un subnormal  ha decidido mover el codo y manchar la libreta donde te escribo. Espera. Ese subnormal tiene los ojos verdes y una antología de Bécquer junto a los libros de clase en su mochila (no, no estoy hurgando en ella, la lleva abierta, ¡desconfiada! A una la meten en la cárcel por error y ya es una delincuente compulsiva…). Quizás no fumas cosas tan raras. QUIZÁS.
Bueno, adiós, necesito mi móvil para apuntar un número nuevo de un tal Lucas. Ya te diré, ya.
¡MUCHOS BESOS A TODOS!

Martina


You Might Also Like

2 comentarios

  1. Me mola cantidad. Mi vestido, precioso. Ahora escribo yo ok??

    ResponderEliminar
  2. PERO...PERO...PERO...yo tambien quiero una Polaroid! Jajaja, es que no me salen mas palabras. Jo, ¿porque eres tan increible? Deberias escribir un libro. Sisis, UN LIBRO. De esos que te cambian la vida. Eres fantastica. Me encantoó. Me fascinó. Ok, no tengo mas palabras.
    Sabes? Yo no escribo cartas. (para que esta el msn y demás?), pero por ti lo haré. Venga, todo el mundo a dedicarte entradas!
    es que hay que ver, eres UNICA.
    Un gran sueño, eso de vivir en Londres. Te juro que yo iré. y tu te vienes conmigo!
    El mundo es un pañuelo y tu no sabes cuanto...
    TE QUIERO!
    P.D. La entrada anterior, es...es...POESIA.

    ResponderEliminar