1. La Maldición del Búho

6:55

-Tengo sueño.

-¿Sueño? -Sí, pero solo a ratos. -¡Si son las cinco de la tarde! -Ya ves. Creía que sabías que soy muy rara. -Lo sé, ¡pero dormir a las cinco...! -Bueno, me voy a casa a echarme una siesta. -Que duermas bien, Sabrina. -¡Dormiré bien! ¡No te preocupes! La chica(que más bien era una niña)se fue dando saltitos mientras su amiga la observaba, preocupada. "Eso, precisamente, es lo que más miedo me dá." Ella, solo ella, sabía el Secreto. ¿Qué por qué? Pues porque ella tenía uno parecido... Algo relacionado con el Diablo que ya se contará en otra historia porque ahora solo importaba Sabrina. Esa noche había luna llena. Esa noche era Martes, Martes 13 de Septiembre. Era el día marcado. "Con la caída del Sol, cuando reina la oscuridad, una niña cambiará. Sus alas se desplegarán por fin y podrá volar... Aunque todo se termina y esto también se terminará. Al alba, la niña volverá." Así decía la profecía, y así sería. Las mentes más expertas habían coincidido en el resultado de la operación matemática. Pery Betty le había acabado cogiendo cariño a Sabrina, y no le hacía mucha gracia lo que iba a pasar en unas horas. De pronto, una mano helada se posó en su hombro. -¿Todo bien? -Todo marcha según el plan, señor. -Perfecto. Mientras, la pobre niña que, como siempre ocurre, no tenía ni idea de lo que iba a pasar se metía en su cama, colocaba su reproductor de música azul cerúleo en los oídos, seleccionaba la canción, cerraba los ojos y... "¡AH! ¿Qué ha pasado?" Una pesadilla. Algo oscuro se había metido en su cuerpo y no estaba muy dispuesto a salir. "¡PERO QUE HAGO YO EN LA VENTANA! Y... ¿Por qué no tengo frío?" Temiendo algo que ni ella misma se imaginaba, miró hacia abajo y vió... Un cuerpecillo emplumado. "¡Oh!" Pensó. No se sentía extraña, es más, se sentía mejor que normalmente, por fin se sentía... completa. Así que desplego sus alas y se internó en la oscuridad de la noche. Sus ojos, enormes y muy amarillos, estaban atentos a cualquier cuerpecillo ratonil que correteara por allí. Y Betty, mientras tanto, suspiraba, sabiendo que no siempre iba a ser algo tan bonito. No siempre se lo pasaría bien. -Sabrina...Puede que en algún momento no te guste ser búho.
¡Bueno! ¡Aquí está! Gracias Cintia, ¡aquí está el fruto de una de mis inspiraciones repentinas! Jajajajaja Este relato también me recuerda a un fragmento del libro Chicas Salvajes, en el cual la protagonista escribía un relato sobre una chica que soñaba con transformarse en búho para huír de un monstruo. Esa novela es absolutamente genial, ¡os la recomiendo! Además las cosas buenas de mi escrito no acaban ahí! Me gusta entremezclar a mis personajes, hacer que aparezcan en historias que no son las suyas. ¡Pues aquí tenéis a Betty, de Encuentro con el Diablo! Sí, ese relato escrito para un fabuloso concurso creado por Lilith... Muchos besos, espero que os haya gustado. Christie.

You Might Also Like

3 comentarios

  1. A también me gustaría poder volar, aunque sólo fuese por unas horas.
    ¿Habrá más relatos sobre la chica búho? :)
    Un beso enorme bonita!

    ResponderEliminar
  2. Usaste la idea del buhooo *¬* Me alegra haberte ayudado a inventar esta interesante historia :) Muchos besos mi chica buho ^^

    ResponderEliminar
  3. Hola, preciosas letras van desnudando la pura e integral belleza de este blog, si te va la palabra infinita, la poesía, te invito al mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos otoñales...

    ResponderEliminar