Vuela Mariposa

6:07

-¡Mira mamá, una mariposa! -Sí, cielo. ¿Te gusta? -Si, es muy bonita. Sus alas son de mi color favorito. -¿Por qué te has fijado en las alas? -Porque son muy grandes y bonitas. Y ya te lo he dicho, son de mi color favorito. -Las alas de la mariposa son muy importantes y no solo bonitas. La sujetan toda su vida, la hacen volar y no ser pisada por gente despistada. Sin las alas, puede que no hubiéramos conocido a las mariposas. - Mami, ¿por qué yo no tengo alas? -Porque no las necesitas para hacerte ver. Tu interior desprende una luz mucho más grande que la de las alas de la mariposa. Ahora vamos a casa, va a empezar a llover. Amaya entra en casa con gotas de lluvia prendidas en el pelo. Se dirige a su habitación, donde se encuentra sentada en una silla al lado de la cama su querida muñeca Crown. Nunca se separa de ella menos cuando sale al jardín. No quiere que se manche de barro, pero algún día le gustaría enseñarle las flores y los árboles...

Tumbada en la cama empieza a contarle lo que le ha dicho su madre sobre las alas de la mariposa. Recuerda lo maravillosa que era con sus alas azules y grandes. Desea ser como la mariposa. Desea poder volar junto a ella. Desea que su interior sea tan bonito como las alas de la mariposa. Se duerme, con Crown en sus brazos y se adentra en un sueño de alas de colores y flores gigantes. Mientras, su muñeca de trapo empieza a ejercer su ''magia''. Según Amaya, fue Crown quien, con su magia, consiguió reunir a su madre con su mejor amiga. Ahora, la muñequita va a reunir a su dueña con el animalito que tanto le ha gustado.

Amaya abrió los ojos, lentamente. Algo reposaba sobre su barriga y no era Crown, pues estaba a su lado. Asustada, se dio cuenta de que era una mariposa, la mariposa que había visto en el jardín y con la cual había estado soñando.

-Hola mariposita, ¿te has perdido?

La mariposa agitó las alas, como si quisiera decir que no.

-Entonces, ¿qué haces aquí?

Empezó a mover sus alas hasta elevarse en el aire y voló hasta el cristal de la ventana. Fuera estaba lloviendo muchísimo y la mariposa no podría salir o se caería al suelo.

-Ya veo, está lloviendo y no puedes volar...Me llamo Amaya y puedes quedarte en mi habitación todo lo que quieras.

La carita sonriente de Amaya. Un aleteo de la mariposa. De repente, un trueno con su relámpago.La mariposa, asustada, sale volando de la habitación hasta el piso de abajo, de donde ya no vuelve a subir. Una lágrima resbala por la mejilla de Amaya, no quiere que su mariposa muera.

Ya han pasado unos días y Amaya está jugando en el jardín cuando decide sacar a Crown para que por fin vea la preciosa vegetación. Sube las escaleras y en su habitación vee a la mariposa.

-¡Has vuelto!

Amaya no cabe en sí de gozo. Pero se da cuenta de que la mariposa quiere ser libre, que debe volar y rehacer su vida(si es que los bichos voladores tienen una).

Se dirige a la mariposa, le tiende la mano y se posa suavemente en ella. Con pequeños pasos se acerca a la ventana, la abre y deja que vuele libre. Solo pronuncia dos palabras, que lo significan todo. Significan una despedida. Significan un deseo de libertad. Significan una prueba de la bondad de Amaya.

-Vuela mariposa.

You Might Also Like

0 comentarios