La niña del paraguas ♥

3:44

Me gustaría dedicarle el microrrelato que voy a escribir a una nueva amiguita llamada Cintia con dos blogs muy buenos en el que solo tiene 4 seguidores en uno y 10 en el otro. Por favor, me gustaría que los que me leeis(muchas gracias a todos por hacerlo. Bueno, creo que solo son todas xD)la visitarais. Buscar mis seguidores CM. :) Allá va Cintia. Espero que te guste:
La niña de paraguas.
Hace un tiempo que ya ocurrió todo esto. Hace tiempo que la niña misteriosa se cruzó en mi camino y desapareció sin dejar rastro alguno. Me gustaría deciros como se llama, pero no lo sé. Solo sé que es una niña menuda, de unos 10 años (:3), que lleva puesto siempre las mismas botas de agua amarillas y el mismo chubasquero de ese color. A esta curiosa niña le gusta pasearse por los parques, por delante de las casas viejas y los bosques con árboles arrugados y milenarios. Dice que las cosas antiguas son sus favoritas porque le cuentan historias curiosas del pasado. Las cosas nuevas tienen demasiada prisa en cumplir su función como para pararse a charlar un rato. Pero hay una cosa en esta niña que es muy inusual. Siempre lleva consigo un enoorme paraguas en el que podría caber dentro si quisiera. El paraguas varía, un día puede ser rojo y al otro azul. Dice que cambia de paraguas dependiendo del humor con el que ella se levante por la mañana, aunque yo creo que nunca duerme. El día que la conocí llevaba un paraguas morado. Dice que si lo lleva se ha levantado alegre, con ese extraño sentimiento de hacer algo nuevo que empieza en el estómago y luego sube por la garganta.
El día en que esta niña apareció en mi vida era Abril(pongo los meses con mayúscula porque me gusta como queda, aunque no se pueda). El refrán dice: en Abril(¬¬) aguas mil,¿no?Pues este Abril no había caído ni una sola gota de agua. Estábamos en sequía, más o menos...
La niña apareció por allí por casualidad,no me dijo como se llamaba, me dijo como la podía llamar. No me dijo donde vivía, me dijo donde NO vivía. No me dijo nada, pero a la vez lo dijo todo...Estaba debajo de la ventana de mi cuarto, mirando hacia donde yo leía un libro pues tenía tiempo libre. Me giré, ya no sé para que, y la vi allí sentada en el suelo con la cabeza hacia arriba y un paraguas en la mano. Sentí curiosidad: ¿Qué hacía una niña de diez años en mi porche? ¿Me estaba esperando? Bajé rapidamente, aún sin saber para qué.
-Hola, ¿qué quieres?- Vale, lo sé, fui demasiado directa...
- Venía a verte.
- ¿A mí? Pero si no te conozco.
- Tú a mí no, pero yo a ti sí. Sé que te llamas Débora. Sé que tu color favorito es el azul porque te recuerda al cielo. Y también sé que te gustaría poder ir en avión a París, pero que te da miedo volar.
Por supuesto, todo aquello era cierto.
- ¿Y tú quien eres?
- Puedes llamarme Masika.
-¿ Masika? ¿Qué nombre es ese?
- Es un nombre egipcio, significa nacida durante la lluvia.
Desde ese momento supe que esa niña iba a ser especial, que en las noches estrelladas iba a pensar en ella. Supe que iba a cambiar mi vida y a ponerla patas arriba.
Pero un día, cuando ya habían pasado tres semanas, Masika me dijo que tenía que irse. Me dijo que siempre recordara este mes de Abril. Que lo recordara como el día en que florecieron gladiolos. Yo le dije que aunque los gladiolos eran mis flores preferidas, todavía no habían florecido. Y ella me dijo que por ahora no, pero que faltaba poco.
Y en ese momento se dio la vuelta, abrió su paraguas y se fue. Mientras su sombra se hacía cada vez más y mas pequeña, la lluvia comenzaba a caer, convirtiéndose en una tormenta imprevista. Y al día siguiente florecieron los gladiolos.

You Might Also Like

0 comentarios