La historia de Minna(parte 1)

8:06

Hoy estoy sin palabras para describir lo que siento. Es algo profundo, alegre y sincero que mezcla dolor, locura y amor. Sin sentir nunca lo que estoy sintiendo ahora, me despido de todo. Le veo alejarse con otra, con Janine, que era mi mejor amiga. La veo a ella feliz, pero con un rastro de culpabilidad en la mirada. No podré estar junto a ella nunca más. No podré hablar con ella sin poder alejar de mi mente esos momentos felices que antes viví junto a él. Por otro lado estoy feliz. Janine no era lo que se dice una buena amiga, como bien se puede comprobar. Ahora es el momento de cambiar la coraza que me rodeaba por fuera y poner delante el corazón, para que todo el mundo compruebe que no soy solo un perrito faldero de alguién que me eligió un novio y luego me lo robó. Pero aunque empiece a mostrar el corazón, la gente todavía se tendrá que acostumbrar. Alguien tendrá que acercarse a mí. Pero mientras tanto estoy sola. Sola. Perdida en el mundo yo sola... Sin embargo, el destino parece que ha cambiado de opinión. Me siento más fuerte, más inspirada hoy nada me va poder arruinar el día. ¿Qué que voy a hacer?Empezar desde el principio. Nuva ropa, nuevo peinado, nuevos hobbies y nueva música. ¡Me renovaré completamente! Y pensando en eso me fui, como siempre, al instituto. Voy en 4º grado y no es que sea muy fácil, pero me sentía capaz de todo. Incluso de enfrentarme al profesor de historia, la peor asignatura del mundo...No es que se me dé muy bien. Justamente tenía historia a primera hora. Me sentaba en un pupitre en primera fila, al lado de Gabriel, uno de esos chicos que van repeinados por la vida, atendiendo en clase y solo hablando con los de su calaña. A decir verdad, no lo reconocí cuando entró en clase. Era un chico nuevo, igual que como me proponía ser yo. Se había dejado crecer el pelo, que era marrón claro,como el del plastidecor, y ahora lo llevaba con flequillo. Era ese peinado que lleva el Bieber(Janine no lo soportaba) que permite mover la cabeza para colocarlo y que quede con un despeinado encantador. Y eso es lo que parecía Gabriel, un duendecillo travieso, de ojos verdes. (nota de Meniie: Yo a este chico me lo como enteritooo!!!Es míosòlomìo...que nadie me lo robe...¬¬Adoro los ojos verdes *,*)

You Might Also Like

0 comentarios